20. Satisfacer la curiosidad morbosa

los micrófonos y las cámaras son los oídos y los ojos que permiten acceder a lugares recónditos. La televisión es hoy la ventana más grande jamás abierta a la curiosidad innata del ser humano, y se presenta como oportunidad única para convertirnos en testigos de escenas, actos y situaciones ajenas, que la ley, la costumbre o las convenciones sociales impiden contemplar de otro modo.