12. Resocializar

al facilitar el conocimiento entre los países alejados entre sí y también entre los grupos sociales que adolecen de desconocimiento mutuo (ya sea en su lengua, sus ámbitos cotidianos, sus leyes o sus formas de trabajo), los medios (especialmente los electrónicos) han variado esencialmente el concepto de prójimo. Si hasta bien entrada la era industrial el prójimo eran casi exclusivamente las personas que nos rodeaban (las qué estaban próximas), la generalización de las telecomunicaciones ha dado un vuelco a esa realidad psicosocial. El prójimo ya no es sólo quien se encuentra próximo por razón de cercanía sino quien está al alcance de los poderosos medios de captación y transmisión a distancia. Una de sus consecuencias a escala individual es la angustia que a determinadas personas les produce la contemplación de horrores y desgracias sobre las que no tiene control. Otra, un progresivo cambio en el sentido de la intimidad y la privacidad.

Pedro Rivas